Los sustitutos óseos de origen sintético son utilizados para reparar y reconstruir huesos de caderas, rodillas, columna y en otros huesos y uniones. También pueden reparar la pérdida ósea causada por algunos tipos de fracturas o cánceres. Una vez que el cuerpo acepta el sustituto óseo, proporciona un marco al crecimiento de nuevo hueso.

Los sustitutos óseos sintéticos están compuestos por fosfato tricálcico (TCP) de cerámica que tiene una estructura similar a los huesos amorfos precursores y por Hidroxiapatita (HA) que tiene una estructura similar a la parte mineral del hueso.

Disponemos de sustitutos óseos inyectables con base de chitosan, un amino-polisacárido, biocompatible, biodegradable, osteocunductivo y osteoinductor, lo que propicia el aceleramiento del proceso de regeneración ósea y disminuye el tiempo de formación de hueso nuevo y su consiguiente reabsorción.

Los cementos de fosfato de calcio (CPC) representan un verdadero avance en el campo de la biocerámica puesto que se presenta en pasta moldeable.

Los mecanismos biológicos que proporcionan una base para el injerto óseo son osteoconducción y osteoinducción.

El procedimiento de esterilización se realiza a través de rayos Gamma.

Los distintos tipos de sustitutos óseos sintéticos que comercializamos son:
  • Sustituto óseo sintético de fosfato de calcio
  • Gránulos para aplicación dental
  • Sustituto óseo inyectable de hidroxiapatita nanocristalina
  • Sustituto óseo inyectable con chitosan
  • Cemento de fostato de calcio
  • Beta-Tricalcio Fosfato Cerámico.
Las principales especialidades en las que se utilizan los aloinjertos:
  • COT Cirugía Ortopédica y Traumatología
  • ORL Otorrinolaringología
  • Neurocirugía
  • Maxilofacial
  • Oftalmología
  • Dermatología
  • Cirugía Plástica